Mil radares te vigilan este verano

radares_carreteras

Como la velocidad es la mayor causa de las víctimas mortales en los accidentes de coche, la DGT lucha para que se conduzca a menos velocidad y por tanto que haya menos víctimas mortales.

 

Frente a los que consideran que los radares son meramente recaudatorios, otras voces – a las que nos sumamos- pensamos que son absolutamente necesarios por dos motivos. El primero es que recordemos continuamente que hay una velocidad máxima permitida y que sobrepasarla puede tener consecuencias desastrosas. Y el segundo porque, desde que están señalizados convenientemente varios cientos de metros antes de su ubicación, lo que se pretende es que el conductor vaya siempre atento, ya que estar despistado es también la causa de numerosos accidentes.

radares_carreteras

Cuando vemos el anuncio de que próximamente hay un control de velocidad hace que miremos el cuentakilómetros para comprobar a la velocidad que vamos y, si es necesario, levantar el pie del acelerador para evitar la multa. Si no vemos la señalización del radar es porque vamos despistados, como decíamos antes, y esto es lo peor para ir conduciendo en carretera. Por eso, los radares no multan tanto el exceso de velocidad como el despiste de no haber visto la señal que anuncia el radar. Los despistes no solo pueden ser nefastos para nosotros, y los que viajan con nosotros, sino también para otros conductores y ocupantes de otro vehículo que pueden verse afectados por nuestra imprudencia.

Hasta tal punto es importante esto que Pere Navarro, director general de la DGT, ha manifestado en varias ocasiones que hay radares que no son operativos, pero que se dejan, con su aviso incluido, porque los efectos son los mismos. Y obviamente un radar no operativo no puede multar, pero sí conseguir la atención del conductor.

radares_carreteras

Por todo ello, como decíamos, la DGT impulsa la instalación de cada vez más radares. En los últimos 15 años -en 2005 había únicamente 87- el número de radares se ha multiplicado hasta llegar a los más de 1000 en la actualidad.

Los últimos 75 que se han instalado este año han sido en carreteras convencionales donde, como hemos explicado en otro artículo, la velocidad máxima se ha reducido a 90 k/h., y se sitúan en en puntos vinculados con los excesos de velocidad, especialmente en los tramos con más accidentes.

Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT dijo que "La vigilancia y el control son necesarios, son la forma de hacer que la ley se cumpla. Lo deseable sería que las denuncias por exceso de velocidad fueran cero. El mejor radar es el que no denuncia, significa que hemos conseguido el objetivo: pacificar la zona".

Bienvenidas sean todas las medidas que se apliquen para evitar siniestros y víctimas mortales en accidentes de circulación. ¡Stop accidentes!

 

 

 

 

Fuentes consultadas: Dirección General de Tráfico (revista), MMT Seguros (la seguridad lo más importante).

 

 

 

 

 

Leer más... Consulta todos los contenidos de nuestro blog