Los conductores de moto noveles

Conducir una moto es una sensación única, pero también tiene su parte difícil que todos los conductores noveles deben conocer. No solamente es sacarse el carné y lanzarse a disfrutar.

 

Lo primero que tiene que hacer un novato con el carné recién sacado es colocar la L en la moto en algún sitio visible. Bien es verdad que la policía no suele ser muy exigente en esta cuestión pero, según marca el código de circulación, no llevarla puede suponer una multa de 150 €.

Motos aparacadas en la ciudadDespués, hay que tener en cuenta la potencia de la moto. Ahora, por ley, hay un escalado, de forma que un novato no puede conducir una moto de 1.000 cc. Lo importante es ir poco a poco y, a medida que se va tomando confianza, podremos ir subiendo la cilindrada.

El peso de la moto es también un dato importante. Si no tienes práctica, comprarte una moto de más de 200 kg de peso es arriesgarte a que, sobre todo en parado, se te caiga la moto y necesites algún viandante –o varios- para que te ayuden.

Obviamente, una parte importante es la altura del asiento. A la hora de elegir tu moto tendrás que sentarte en ella y ver cómo puedes apoyarte bien en el suelo para dominar en todo momento la moto y que no sea la moto la que te domine a ti.

Después viene el equipamiento. Un casco puede parecer algo caro, pero nunca habrá mejor inversión que comprar uno bueno. En un post reciente en este blog hemos hablado de los cascos y como diferenciar uno bueno de uno malo.

Los guantes son otro componente básico. Incluso cuando vas a recorrer 100 metros nada más, te los debes poner porque en una caída tonta se te pueden abrasar las manos contra le asfalto.

Nosotros siempre aconsejamos que se tome un curso de iniciación cuando ya se haya sacado el carné, porque tener la mejor información es el mejor seguro de vida. Saber exactamente como frenar -que es uno de los momentos más importantes cuando vamos encima de nuestra moto-; cómo aproximarnos a una curva; adonde tenemos que mirar; por donde tenemos que entrar y salir, etc., son elementos básicos que mucha gente no domina, sobre todo al principio, como es de prever.

Cursos de conducción hay muchos, el concepto básico es “aprende lo que no te enseñaron en la autoescuela”

Con solo meterte en internet y poner “escuela de conducción de motos” te aparecerán una gran cantidad de ellos. Ojo, tienes que fijarte bien porque muchos son para ya iniciados y son cursos de conducción deportiva. No te dejes llevar por tu ilusión de convertirte en un gran piloto y piensa que eres todavía un condctor novel y que lo que necesitas son cursos de iniciación.

Circular en moto por ciudad es un aspecto básico. En otro post de este blog hemos hablado ya de ello. Échale un vistazo para descubrir comportamientos que te pueden ayudar definitivamente.

Los puntos básicos son:

Aparcamiento de motosNo perder la concentración en ningún momento. Es así de necesario: siempre prestar la máxima atención.

Respetar siempre el código de la circulación. Las señales siempre están para algo y por algo.

Vigilar el comportamiento de los coches que tienes cerca. La anticipación a un giro inesperado del vehículo que te precede te puede salvar de una situación muy incómoda.

Por último, recuerda que el asfalto de la ciudad no es liso y uniforme. Si coges un bache o una zona irregular y no llevas bien cogido el manillar de la moto te puedes ir al suelo con relativa facilidad. Hay muchos pasos de cebra que son una trampa a la hora de frenar, sobre todo en mojado. Al igual que el suelo de los parking.

En definitiva, conducir un vehículo siempre es un acto de responsabilidad que tenemos la obligación de cumplir, Y en el caso de la moto, ese acto de responsabilidad es todavía mucho mayor.

Seamos responsables, máxime cuando somos todavía novatos, y adentrémonos en el fascinante mundo de la moto, poco a poco, con sentido común.