Un buen motero no es aquel que sabe salir de situaciones dificiles sino aquel que sabe no entrar en situaciones complicadas.

Esta frase se la oí decir a Emilio de Villota, expiloto de Fórmula 1 y creador del programa “Conductor 10”. La frase iba dirigida a conductores de coche, pero se puede hacer extensiva, con todavía mayor rigor, a los que conducimos en moto por nuestra mayor fragilidad.

Uno puede entrar en situaciones complicadas de muchas maneras.

1º) PÉRDIDA DE LA CONCENTRACIÓN.

Muchas veces –o por lo menos, algunas- nos gusta tanto ir en moto que nos centramos más en las sensaciones que nos produce que en el cuidado que debemos tener por el tráfico.

También puede ser por el estrés acumulado, que hace que tengamos la mente en la situaciones pasadas.

Cuando nos subamos a la moto debemos pensar en que lo más importante es conducir concentrado. Así sacaremos el mayor placer y evitaremos riesgos innecesarios.

2º) NO RESPETAR LAS SEÑALES.

Puede parecer de Perogrullo, pero a veces hacemos caso omiso al código de la circulación. Yo he visto varias veces como un motorista se subía a las aceras para sortear un incómodo atasco. O no parar en un stop porque no viene nadie, cuando la obligación es parar completamente la moto. O, al ponerse en amarillo un semáforo, acelerar en vez de frenar.

Las normas de circulación son de obligado cumplimiento y no podemos entrar a opinar sobre ellas: están dictadas para una mejor convivencia y evitar accidentes.

3º) ANTICIPACIÓN.

Para mi este punto es vital. Uno va tranquilamente y, de repente, un vehículo encuentra un sitio para aparcar y ¡zas! da un volantazo. Luego te piden perdón de todas las maneras, pero el susto ya lo has sufrido. Y da gracias si solo ha sido un susto.

Esto también tiene que ver con las bocacalles, los cambios de carriles, etc., que se deciden tomar en el ultimo momento.

4º) EL CARRIL BUS.

Cuando hacemos uso del carril bus hay que prestar mucha atención a las intersecciones. Los conductores normalmente miran -en el caso de que miren- si viene un bus o un taxi. Estos llaman mucho más la atención que una simple moto, que puede pasar desapercibida. Fue este el caso de la actual Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que fue arrollada por un vehículo en el paseo de la Castellana cuando circulaba por el carril bus.

También me gustaría resaltar una cosa sobre los autobuses. Antes, llevaban un anuncio que decía: "No cruce por delante de este autobús. Puede ser atropellado por un vehículo que usted no ve". Cuando adelantemos a un bus que esté parado debemos ser extraordinariamente precavidos y reducir la velocidad por si acaso algún peatón despistado cruza por delante del bus que le tapa la visibilidad.

Cuando unos niños estén jugando a la pelota en la acera puede que aparezca en la calzada, dándonos un buen susto.

5º) EL COMPORTAMIENTO DE LOS COCHES.

La mayoría de la veces, el conductor de un coche no tienen una gran sensibilidad hacia los motoristas pero únicamente por falta de conocimiento. Si todos los conductores hubieran pasado un día montado en moto por su ciudad, seguro que su punto de vista cambiaria e irían más atentos a la presencia de las motos.

Esto es inevitable y no podemos conseguir que se cambie esta conciencia. Debemos ser nosotros los que sepamos con qué problemas nos podemos encontrar y ponerle solución desde nuestra parte.

6º) LA VELOCIDAD.

Si tenemos en cuenta los anuncios de la DGT, la velocidad mata. Podremos pensar que se pasan, pero está más que demostrado que la velocidad es el primer causante de las muertes. Si respetamos las velocidad aconsejada será muy difícil que entremos en situaciones de descontrol de la moto.

7º) EL PAVIMENTO MOJADO.

Lo más peligroso es cuando empieza a llover. Se forma una película muy deslizante con la suciedad del asfalto, la grasa y el polvo. Y si a esto le sumamos la pintura blanca de las líneas o de los pasos cebra ya tenemos un cóctel de lo más peligroso. Cuidado con frenar bruscamente. Lo importante es la suavidad.

8º) OTRAS.

Este artículo no pretende ser exahustivo ni mucho menos. Solo es una toma de contacto. Nos gustaría que nos escribieras contando, desde tu punto de vista, cuáles son los problemas que has tenido o los consejos que darías a otros moteros para que entre todos, podamos disponer de una serie de consejos que nos harán la conducción más satisfactoria.