Doce multas que ni te imaginas que te pueden poner en verano

En teoría, todas afectan a tu seguridad pero hay algunas que ni te las imaginas. Estamos seguros de que tú has cometido alguna de estas acciones que te hubiesen podido multar. Mira si no.

 

1ª) Para empezar, no se puede conducir descalzo ni con chanclas ni con zapatos de tacón. Según el Código de la circulación impide que controles el coche correctamente. Muchas veces estamos en la playa en chanclas y cogemos el coche sin cambiarnos. Pues son 200 € de multa. Lo mejor es tener siempre una zapatillas de repuesto en el maletero para evitar situaciones desagradables.

2ª) Te acordarás del spot de BMW en el que un conductor sacaba la mano, jugaba con el viento y concluía con un emotivo ¿Te gusta conducir?
Pues bien, lo han retirado entre otras cosas porque conducir con la mano, el codo o el brazo por fuera de la ventanilla tiene una multa de 100€. Porque según el artículo 18, “el conductor deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros”.

Conducir con la mano fuera del coche

 Conducir sin las dos manos al volante puede ser sancionado con 100 € 

 

3ª) En la playa es muy normal quitarnos la camiseta para sentir la brisa. Si no nos damos cuenta y nos ponemos a conducir sin camiseta, con el torso al aire, nos puede caer una multa de 200 €.  Mas vale pasar un poco de calor, si no tenemos aire acondicionado.

4ª) Ante los problemas de aparcamiento en una playa, algunas veces hemos estado tentados de aparcar en la arena. Pero, cuidado, porque puedes ser multado e incluso puede ser astronómica –hasta 6.000 €- si la playa está catalogado como espacio protegido.

Coche aparacado en la playa

Está prohibido aparcar en la arena de la playa

 

5ª) Lo de ponerse guapo o guapa al volante trae consecuencias. Afeitarse al volante, o pintarse los labios cuando el semáforo está en rojo, acarrea una multa de 200 € y dos puntos menos de carné.

6ª) Las gasolineras tampoco están excluidas en este tipo de multas. Repostar con la radio o el móvil encendidos puede salir por 91 € de multa.

7ª) Algunos utilizan el verano para ir con sus coches con las ventanillas abiertas para que se oiga su música a toda pastilla. Mucho cuidado porque si conduce cerca de algún lugar de descanso –un hospital-  o a unas intempestivas horas nocturnas, la multa puede ser entre 80 y 100 €. Pero mas de uno ha recibido una multa de 2.400€.

Coche con el volumen alto

Circular con la música muy alta es sancionable

 

8ª) A muchos les parecerá de chiste, pero si llevas un tirachinas colgado del espejo retrovisor te pueden sancionar con 300€ ¡por tenencia ilícita de armas! Así como lo oyes… esto, más que por nuestras seguridad, es por la seguridad de otros.

9ª) En los viajes algunos comen mientras conducen, un bocadillo, una bolsa de patatas fritas… Desde aquí recomendamos no hacerlo porque la multa es de 200 € y 2 puntos menos de carné. Ahí es nada: si tienes hambre, para; y si quieres pasar el rato, pon la radio, pero de entretenerte comiendo, nada.

10ª) Al código de la circulación no le gustan las discusiones porque normalmente se mira a la otra persona y eso supone que el conductor se puede despistar. O sea, que ojito, además de la bronca te puede caer una multa de 80€.

11ª) Muchos personas que quieren vender su coche ponen un cartel  en una de las ventanillas con el famoso “Me venden”. Bueno, pues eso está sancionado con 200 € porque se está utilizando la vía pública como punto de venta y también complica la visión por esa ventanilla.

12ª) Los conductores normalmente vamos tranquilos al volante hasta que… alguien hace una maniobra extraña que nos obliga a dar un frenazo, además del consiguiente susto. Podemos reaccionar de varias maneras, pero si le hacemos una peineta, u otra expresión gráfica con la mano o un exabrupto, nos pueden sancionar con 80 €. La próxima vez que tengamos un arrebato hay que pensárselo con más calma: los agentes pueden alegar que nos hemos distraído.

Recomendamos la máxima prudencia este verano y todos los veranos, tomarnos las cosas con calma y respetar todas, absolutamente todas las normas del código de circulación, algunas nos parecerán irrelevantes, pero por algo están.