Dolor de cuello en accidentes leves de coche

 

El dolor de cuello es habitual en los accidentes leves de coche y apenas nos ocupamos de ellos.

Siempre nos parece de lo más tonto recibir un pequeño empujón por detrás cuando estamos parados ante un semáforo. Pero rápidamente pueden aparecer ciertas molestias. La mayoría de las personas (78%) que reciben un golpe por la parte posterior de su coche sufre dolor de cuello durante más de una semana. En la mitad de estos pacientes (es decir, un tercio de las víctimas de colisiones traseras), sus molestias se prolongarán durante más de un año.

“EL 78 % DE LAS PERSONAS QUE RECIBEN UN GOLPE POR LA PARTE POSTERIOR DE SU COCHE SUFRE DOLOR DE CUELLO DURANTE MÁS DE UNA SEMANA”

Los accidentes de coche son la principal causa del latigazo cervical, una lesión de los tejidos blandos del cuello (músculos, ligamentos, nervios y discos) debido a una sacudida repentina de la cabeza.

El movimiento súbito ocasionará dolor y rigidez en el cuello y también puede irradiar a las extremidades superiores y la espalda, ocasionar vértigo o sensación de inestabilidad. Por tanto, es conveniente que hablemos de la necesidad de reducir no solo las muertes de tráfico y de los accidentes graves sino, también, de reducir los accidentes leves.

CONSEJO PARA EVITAR LOS CHOQUES POR DETRAS:

El primero es universal y consiste en conducir con mucha atención. Hay veces que nos comemos al de delante porque simplemente vamos distraídos.

Los puntos más importantes que debemos tener en cuanta son los semáforos. Muchos conductores, erróneamente, aceleran cuando ven el semáforo ponerse en amarillo, pero los más, frenamos para no saltárnoslo, y si el de delante frena y el de atrás acelera, la colisión es irremediable. A esa velocidad normalmente no será muy grave, a no ser que se tenga mala suerte, pero el accidente se produce y puede aparecer las lesiones molestas que antes comentábamos.

El segundo se centra en el reposacabezas, una buena posición permitirá minimizar las lesiones cervicales.

1. Ajustar la altura del reposacabezas: debe situarse en línea con la parte superior de la cabeza.
2. Ajustar el asiento de modo que la distancia entre la cabeza y el reposacabezas sea mínima (unos 4 centímetros como máximo).
3. Mantener una posición vertical: no debe inclinarse la cabeza hacia atrás para alcanzar el respaldo. Cuanto más vertical se sitúe el cuerpo, más protección tendrá en caso de colisión.
4. No deben retirarse nunca los reposacabezas del vehículo, son un elemento de seguridad fundamental.

Y el tercero es mirar al retrovisor para estar prevenidos ante un posible alcance trasero, pero si lo vemos inevitable, tensar el cuerpo reduce las consecuencias de un posible latigazo cervical.

“EN 2015, SE PRODUJERON 1,80 MILLONES DE ACCIDENTES LEVES, UN 3,30 % MÁS QUE EL AÑO ANTERIOR.”

Los accidentes leves de tráfico han crecido en 16 comunidades autónomas. En 2015, se produjeron 1,80 millones de accidentes leves lo que supone un aumento del 3,30% respecto al año anterior. Este aumento se debe, principalmente, al mayor uso del vehículo. Esto es un síntoma de la mejora de la situación económica y del abaratamiento de los carburantes.

En la siguiente tabla vemos los datos correspondientes a las comunidades autónomas.

“LA MEJORA DE LA SITUACIÓN ECONÓMICA Y DEL ABARATAMIENTO DE LOS CARBURANTES ESTÁ DETRÁS DEL AUMENTO DE LOS ACCIDENTES LEVES.”

La distribución por días de la semana nos da este resultado:

El viernes destaca por ser la jornada en que ocurre un mayor número de accidentes leves, la razón es el incremento del tráfico rodado fruto del fin de la jornada laboral y la proximidad del fin de semana.

En definitiva, debemos extremar la precaución también cuando conduzcamos en ciudad, porque un pequeño golpe puede resultar muy molesto.