La velocidad es la mayor causa de mortalidad en la carretera

La velocidad de los coches causa máxima de mortalidad en carretera

Circular a una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los fallecidos en accidente de tráfico. Cada año, más de 300 personas mueren en las carreteras en accidentes en los que la velocidad fue un factor concurrente.

 

Hace dos años, la Comisión Europea alertaba de la ralentización en la reducción de accidentes con víctimas mortales. Se considera que el coste social (rehabilitación, atención sanitaria, daños materiales, etc.) de los accidentes mortales y con heridos asciende, como mínimo, a 100 000 millones de euros.

La comisaria europea de Trasnportes, Violeta Bulc, declaró lo siguiente:

Si Europa quiere alcanzar su objetivo de reducir a la mitad las muertes en carretera de aquí a 2020, es necesario hacer mucho más. Insto a los Estados miembros a que intensifiquen su labor coercitiva y de sensibilización. Esto puede tener un coste, pero ese coste es insignificante frente a los 100 000 millones de euros que cuestan a la sociedad los accidentes de tráfico mortales y con heridos.

Uno de estos países que no ha reducido su mortalidad en carreteras es España. Después de trece años de descensos continuos, 2016 acabó con 29 muertos más, un 2,9% de incremento.

Desde varias entidades se alzaron voces contra una cierta pasividad de la Dirección General de Tráfico ya que, en definitiva, es la máxima responsable de los resultados.

Para STOP accidentes, la asociación de ayuda y orientación a los afectados por accidentes de tráfico hace hincapié en que “el actual repunte pone de relieve que todavía no hemos conseguido crear la cultura de la seguridad vial. No podemos estar satisfechos mientras haya víctimas inocentes en siniestros de tráfico que representan un costo humano y económico inasumible, que se puede evitar”.

Señales de velocidad

El pasado mes de abril la Dirección General de Tráfico puso en marcha una campaña de una semana de duración en la que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil vigilaron casi 600.000 vehículos con el objetivo de controlar la velocidad. Más de 30.000 conductores fueron denunciados y sancionados por exceso de velocidad. El 5,6 % de los infractores lo fueron en vías convencionales y el 4,9% en vías de alta capacidad (autovías y autopistas)

Después de trece años de descensos continuos, 2016 acabó con 29 muertos más, un 2,9% de incremento

Para cuatro de estos conductores la infracción estuvo tipificada como delito y, por tanto, fueron puestos a disposición judicial por superar en más de 80 km/hora la velocidad permitida en la vía.

Como muchos conductores todavía no saben que sanciones acarrean el exceso de velocidad, en el siguiente cuadro se ve la limitación de velocidad y no solo cual es la multa cuando te la saltas sino como va aumentando la cuantía de la sanción y de los puntos en función del incremento de velocidad. Es conveniente que todos tengamos bien claro este cuadro porque es una manera de concienciarnos de la gravedad que tiene esta cuestión.

Tabla de exceso de velocidad
Fuente: DGT

En el caso de que el exceso de velocidad fuera superior en sesenta kilómetros por hora en vía urbana o en ochenta kilómetros por hora en vía interurbana a la permitida reglamentariamente, el Código Penal lo tipifica como delito y es castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

 

A partir de 80 Km/h es prácticamente imposible que un peatón salve la vida en un atropello. A una velocidad de 30km/h, el riesgo de muerte del peatón se reduce a 10%

Radar móvil en carretera
Fuente: DGT

En un estudio de medición de la velocidad realizado por la DGT, los indicadores describen que las vías convencionales limitadas a 90 km/h son las carreteras donde más se incumplen los límites de velocidad. 4 de cada 10 conductores circulan a velocidad superior a la permitida, un 25% superan la velocidad en más de 10 km/h y un 12% en más de 20 km/h.

En el caso de las vías limitadas a 100 km/h, el porcentaje de vehículos que superan la velocidad establecida es algo menor.

Debido a esta situación, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil duplicarán los controles en este tipo de vías, carreteras que presentan un mayor riesgo vial y que registran 8 de cada 10 fallecidos.

 

RAZONES PARA RESPETAR LOS LÍMITES DE VELOCIDAD

La DGT afirma que, cada año, más de un millón de conductores circulan a velocidades superiores a la permitida, un hecho que en ocasiones acaba en un simple susto pero que en otras las consecuencias son letales no sólo para los ocupantes del vehículo que no ha respetado los límites de velocidad, sino para terceras personas que compartían la vía en el momento del suceso.

Radar desde helicóptero
Fuente: DGT

A continuación, se enumeran varias razones por las cuales es imprescindible, además de obligatorio, cumplir los límites de velocidad:

1º) Un aumento del 5% en la velocidad provoca aproximadamente un incremento del 10% en los accidentes que causan traumatismos y del 20% en los accidentes con víctimas mortales.

2º) A partir de 80 Km/h es prácticamente imposible que un peatón salve la vida en un atropello. A una velocidad de 30km/h, el riesgo de muerte del peatón se reduce a 10%.

3º) Llevar una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico.

4º) A 120 km/h se necesita una distancia superior a un campo de fútbol para detener el vehículo que conducimos. Esta distancia no solo depende del vehículo, si no de las condiciones psicofísicas del conductor.

5º) El exceso de velocidad no solo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

A 120 km/h se necesita una distancia superior a un campo de fútbol para detener el vehículo que conducimos

En unas declaraciones, el fiscal de Seguridad vial, Bartolomé Vargas expone que “estamos detectando un progresivo descuido de los conductores que se traduce en exceso de velocidad, ingesta de alcohol y drogas, uso del móvil y descuidos”.

Es importante crear la cultura de la seguridad vial. Para nosotros es vital que la sociedad se implique todavía más en el objetivo de reducir en el año 2020 la mitad de víctimas que hubo en 2010. Y evitar el exceso de velocidad está considerado como la más importante de las acciones que se deben realizar y las que somos responsables todos y cada uno de los conductores.

¡Está en nuestras manos. Pongamos nuestros cinco sentidos cada vez que cojamos el coche!