La calidad del aire que respiramos

Aire limpio

Se puede dejar de fumar, pero no se puede dejar de respirar. Y si lo que respiramos es aire contaminado es muy probable que, a la larga, tengamos problemas de salud motivados por este aire viciado.

 

La noticia es que la contaminación atmosférica ha causado 8,8 millones de muertes en todo el mundo, más que el tabaco que fue responsable de 7,2 millones muertes 

Este dato ha causado un gran revuelo y un gran estupor en la sociedad. Sabemos que la contaminación es muy negativa, que hay que luchar contra ella, pero no sabíamos la crudeza de su realidad: casi 800.000 muertes en toda Europa y mas de 650.000 en la Comunidad Europea, lo que representa, además, una disminución de la esperanza de vida en dos años.

La contaminación atmosférica ha causado 8,8 millones de muertes en todo el mundo, más que el tabaco

Contaminación y salud

Estas son las conclusiones del estudio realizado por el instituto Max Planck y la Universidad Médica de Mainz. Estas dos instituciones alemanas estudiaron los efectos de varias fuentes de contaminación medio ambiental sobre la tasa de mortalidad y a las conclusiones que llegaron no pudieron ser más alarmantes: la cifra de víctimas mortales resultó el doble de lo que se había estimado. 

Las muertes en todo el mundo por enfermedades cardiovasculares atribuidas a la contaminación del aire son mucho mayores de lo esperado con 120 muertes al año por cada 100.000 habitantes. En Europa es aun mayor, con un índice de alrededor de 130 muertes al año por cada 100.000 personas. Incompresiblemente, las tasas en la Europa del este como Rumanía, Croacia, Bulgaria y Ucrania son mucho más altas y rebasan con amplitud la media europea. Así, estos países alcanzan las 200 muertes por cada cien mil habitantes. En estos países menos industrializados también llega la contaminación de otra manera, pero igual de dura.

La contaminación fue responsable en el año 2015 de 580.000 muertes prematuras en Europa y 480.000 en la Comunidad Europea

Tabaco y salud

Estas cifras superan las que proporcionó la AEMA (Agencia Europea del Medio Ambiente) En su informe anual dijo que la contaminación del aire con partículas muy finas (PM2,5) dióxido de nitrógeno (NO2 emitidos por los motores diésel) y ozono fue responsable en el año 2015 de 580.000 muertes prematuras en Europa y 480.000 en la Comunidad Europea. En nuestro blog ya habíamos hablado de las finas partículas PM 2,5 en este artículo que se debería revisar. También hablamos del ozono troposférico en este otro artículo. La lectura de ambos nos amplía la información y nos explican las causas de estas cifras tan elevadas de muertes prematuras en el mundo.

Cuando se conocieron estas cifras se alzaron numerosas voces para exigir el fin de la emisión de elementos contaminantes. Esperemos que no caiga en saco roto como los anteriores intentos de revitalizar la lucha a favor de un medio ambiente sostenible. A partir de ahora los máximos responsables tendrán que ponerse en serio a trabajar en ello. Las Naciones Unidas, hace pocos, lanzó un serio ultimátum a los países más industrializados para revertir esta tendencia que nos lleva a un escenario donde se dan cita los peores augurios sobre la salud de las personas.

Cada vez le vemos más las orejas al lobo de la contaminación. Va a llegar un momento en que no haya punto de retorno y eso sería lo verdaderamente complicado. Esperemos que la concienciación de los gobiernos por un aire limpio y el fin de la contaminación sea realmente de máxima prioridad.

 

Fuentes consultadas:

Aema.es (estudio de la calidad del aire), Elespañol.com (ecología y polución), Huffingtonpost.es (contaminación del aire) y Lavozdegalicia (muertes por contaminación).

 

 

 

Leer más... Consulta todos los contenidos de nuestro blog