Las bolsas de plástico un verdadero problema medioambiental

Utilización de bolsas de plástico

Las bolsas de plástico, que tardan 500 años en descomponerse, parece que tienen fecha de caducidad en España: en el año 2020 quieren prohibir su uso en nuestro país.

 

Así figura en el decreto que el gobierno quiere aprobar cuanto antes para prohibir la mayoría de las bolsas de plástico al igual que en otros países como Francia, Países Bajos, Marruecos o el Estado de California.

Por el momento, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente solo está informando y recogiendo sugerencias para esta prohibición, que  se nos antoja muy saludable para el medio ambiente.

Vertederos y bolsas de plástico

Los españoles consumimos una barbaridad de bolsas de plástico.

Según vemos en un artículo de publico.es se da una cifra que al ciudadano de a pie seguro que le parece exagerada, pero no lo es: casi 250 bolsas por persona y año. Como si dijéramos, ocho meses usando una bolsa todos los días. ¡Ojo! Una bolsa diferente cada dia. De ahí que ahora proliferen en los supermercados y tiendas de alimentación las bolsas reutilizables, ya sean de tela, yuca u otro material, pero que pueden ser utilizadas otros días.

El hecho de que ahora cobren 5 o 10 céntimos cuando no llevamos la nuestra y pedimos una de plástico promueve que cada uno lleve la suya. Si nos acordamos claro, porque hay veces que por mucho que queramos llevar nuestra bolsa a la compra, siempre hay momentos de descuido o de improvisación que hace que entremos a la tienda de alimentación sin nada alternativo.

Bolsa de plástico reciclables
Fuente: TBWA

Muchos dirán que ellos reciclan sus bolsas. No dudamos de que algunos, muy pocos, así lo hacen, pero los datos desmienten que por lo general las reciclemos. Ni la mitad de ellas se reutilizan. En algunas casas se utilizan como bolsas para la basura. Gracias a ese uso se llega a la mitad. De la otra mitad solo el 10 % van al contenedor amarillo para ser recicladas.

Es decir, si hacemos un cálculo matemático, cada español, de media, dejamos más de cien bolsas al año para que la naturaleza se encargue de ellas. Y ya sabemos, como decíamos más arriba, que tardan siglos en desintegrarse. Mientras, van contaminando la tierra y el agua con todos los derivados del petróleo que están presentes en su composición.

Además, a esta contaminación en la parte final de su vida hay que sumarle la energía que consume su fabricación: por cada unidad se emiten sobre cuatro gramos de CO2.

Tampoco podemos olvidarnos de los daños en el ecosistema marino, que son, por desgracia, de una gran magnitud. Se estima que más de 100.000 animales marinos como ballenas, focas, tortugas, etc., mueren cada año porque confunden las bolsas con alimento.

La asociación ambiental italiana Legambiente.it calcula que cada año 6,4 millones de toneladas de residuos acaban en el mar. Entre el 60% y el 80% son plásticos, con picos de hasta el 95% en algunas zonas

También, cuando las bolsas poco a poco se van depositando en el fondo marino, impiden que crezcan y se desarrollen las algas que es un alimento vital para multitud de seres marinos.

Es muy interesante lo que hicieron dos hermanas balinesas, de 10 y 12 años en su preciosa isla. Partieron de la base que querían hacer algo para que Bali siguiera siendo verde y bonita muchos más años. Y se fijaron en las bolsas de plástico. Cuanto más aprendían sobre ella más se daban cuenta de que no tenían nada bueno y, además, no eran en absoluto necesarias. Pusieron en marcha una campaña con el nombre de «Bye Bye Plastic Bags was born!» (BBPB) y crearon todo un acontecimiento social en la isla, con peticiones de firmas y hasta huelgas de hambre para que les recibiera el gobernador de la isla. Al final consiguieron su propósito ya que firmaron con el gobierno de Bali un protocolo para ir reduciendo progresivamente el uso de las bolsas de plástico en la isla hasta su prohibición total.

Aquí puedes ver el video de la charla de Ted.com. Te recomendamos verlo porque es todo un ejemplo de cómo, cuando se tiene un objetivo claro, el resultado no se hace esperar.

También en youtube.com hay numerosos videos que exponen el daño de las bolsas de plástico al planeta. Uno de ellos es “Océanos, el misterio del plástico desaparecido” un documental bastante profundo sobre este tema. Dura 50 minutos y está en español.

Como resumen, queremos mostrar algunos datos sobre los efectos nocivos de las bolsas de plástico que hemos visto en un artículo de ecoosfera.com. Nos da una dimensión cotidiana y de fácil comprensión acerca de este problema.

1º) Las bolsas plásticas causan más de 100.000 muertes de tortugas marinas cada año cuando estos animales las confunden con comida.
2º) Para la elaboración de las bolsas de plástico, cada año se liberan miles de toneladas de emisiones atmosféricas que contaminan los cielos y favorecen al efecto invernadero.
3º) Si se prohibiera el uso de las bolsas plásticas en el Reino Unido, equivaldría a retirar cerca de 18.000 automóviles de circulación que ya no contaminarían más.
4º) Más de 500.000 millones de bolsas son usadas cada año en el planeta (algo así como 1.000.000 de bolsas por minuto), requiriendo entre 60 a 100 millones de barriles de petróleo para la fabricación de las mismas.
5º) La mayoría de las bolsas plásticas necesitan, al menos, 400 años para ser biodegradadas si no son más de 1.000 años para “desaparecer” de la faz del planeta.
6º) China usa cerca de 3.000 millones de bolsas cada día y el promedio por persona en el Reino Unido es de 220 bolsas plásticas por año. En Estados Unidos se desechan 100.000 millones de bolsas por año.

Con todo esto, la próxima vez que tengamos una bolsa de plástico en la mano o solicitemos una en la tienda o supermercado, debemos de acordarnos de nuestra responsabilidad en el cuidado del medio ambiente. En este caso, más que nunca, la solución está en nuestras manos. Cambiar las bolsas de plástico por otro material contribuiría a mejorar nuestro planeta.