Las nuevas tecnologías contra incendios

Incendios forestales

El 2017 fue el peor año de incendios de los últimos cinco. La superficie quemada se llevó casi 200.000 Has, el 0,63% de la superficie total del territorio.

 

Las regiones del noroeste, con el 73,78 por ciento, fueron las más afectadas en superficie forestal arrasada por el fuego, seguidas de las comunidades del interior (14,18 %), las del Mediterráneo (10,44 %) y Canarias (1,60 %).

Consideramos importante también hacer mención al incendio de Pedrógrao Grande, en Portugal, país con el que tenemos numerosos convenios de colaboración en la lucha contra incendios. Es considerado como la mayor tragedia de víctimas humanas de los últimos tiempos por su elevado número de fallecimientos: sesenta y cinco personas.  En este vide de Euronews podemos ver la magnitud de este incendio.

En España, el ocurrido en las proximidades de Vigo a mediados de octubre fue especialmente peligroso para la propia ciudad y los núcleos urbanos periféricos. Este video de RTVE nos da la verdadera dimensión del fuego, que llevó a la evacuación de miles de vigueses.

También queremos reseñar el incendio que llegó a amenazar al Espacio Natural de Doñana. El fuego obligó a evacuar a más de dos mil personas y el factor humano estuvo detrás del origen de las llamas. En este video de El Pais podemos ver, a vista de dron los efectos del incendio de Doñana.

El último incendio mediático del año tuvo lugar en California con imágenes impactantes como se puede ver en este otro video.
Las víctimas humanas y la destrucción del patrimonio individual –hogares y pertenencias personales- y colectivo –agresiones al medio ambiente- son tremendamente importantes en el momento de producirse un incendio, pero las secuelas siguen muchísimo más tiempo. En el caso de Vigo, las cenizas contaminaron lo embalses que distribuían el agua potable a la ciudad.

Parece ser que ahora los fuegos son más intensos. Se ha acuñado el término GIF (Grandes Incendios Forestales). En veintidós de los incendios producidos este año se ha quemado el 40% de la superficie total afectada.

Antes, los incendios se producían en montes alejados de la ciudad. Se enviaba una brigada para controlarlo y con los recursos disponibles se lograba controlarlo, pero últimamente se está viendo como el fuego amenaza de manera real y grave a núcleos urbanos como hemos reseñado anteriormente.

Incendios forestales

Muchas voces dicen que es necesario una limpieza del sotobosque; otras que hay que erradicar los árboles no autóctonos como el eucalipto (parece ser que la corteza frágil de este árbol fue la causante de la propagación por el viento de los incendios de la Comunidad Gallega a la Cántabra, ya que el camino que siguió el fuego seguía los bosques de eucaliptos). Aunque parece ser que los tiros no van por ahí. Mejor dicho, además de todo eso es necesario hacerse un replanteamiento sobre la manera de enfocar los incendios y gestionarlos.

En este sentido, queremos resaltar la importancia de los estudios de Paul Hessburg al respecto. En una conferencia en la prestigiosa web TED, habla sobre por qué los incendios forestales han empeorado y que se puede hacer al respecto. Es una de esas charlas con un punto de vista absolutamente diferente al seguido hasta ahora y que explica claramente el por qué ahora hay incendios más grandes y más frecuentes.

Mientras los expertos en políticas contra incendios se ponen de acuerdo y realizan programas adecuados, la tecnología poco a poco se va incorporando a este sector para apoyar y complementar los efectivos de siempre, ya sean humanos –una mayor capacitación de los bombeos y brigadas anti incendios- como de equipamiento –aviones y helicópteros más efectivos-.

Esta tecnología tiene un doble vertiente:

- Por un lado, puede ser preventiva, como las cámaras instladas en la comunidad de Castilla León, estratégicamente situadas para alcanzar la mayor cantidad de superficie y que envían datos al centro de coordinación de incendios. Dependindo del calor que se le ponga a la cámara suena una alarma que conduce a las brigadas al foco de calor por GPS.

Los drones también pueden hacer una labor preventiva para rastrear focos de calor que pueden originar un fuego peligroso, pero también, en situación de un incendio declarado proporciona datos e imágenes a las personas que están coordinando las operaciones y eso les permite tomar decisiones rápidas sobre qué recursos desplegar y dónde,.además de minimizar los riesgos para el equipo humano.

Incendios forestales

Para minimizar las consecuencias de los incendios la única solución es la prevención, porque sabemos que los incendios se van a producir. Si no es una chispa de un tren o de un tendido eléctrico, por ejemplo, es la irresponsabilidad de alguna persona, o, incluso, las propias causas naturales, como son la caída de rayos, dejando a un lado la acción de los pirómanos.

- Por otro lado, hay nuevas tecnologías especialmente diseñadas para combatir el fuego de una manera real y eficaz. El dron Hopper, creado por una start up española, no es de reconocimiento sino de lucha contra el fuego. Cada dron lleva 300 litros y resulta muy eficaz como complemento para áreas reducidas y concretas por su precisión. Es un complemento ideal para los medios que combaten. Incluso puede operar de noche.

En esta pagina podemos ver mucha más información sobre estos drones (video). No sabemos si está operativo todavía, pero merece la pena seguirlos de cerca.

Drones contra incendios forestales
Fuente:drone-hopper.com

Un líquido que baja de 1.000 grados a 60, la solución para apgar los incendios.

Según leemos en La Voz de Galicia es una solución líquida biodegradable que, disuelta al 10% en el agua que se utiliza contra las llamas, dispara su eficacia al reducir en cinco veces el tiempo necesario para extinguirlas con las herramientas convencionales.

Fire Limit, que es sí como se denomina este producto, bloquea el fuego y rebaja la temeparuta de 1.000 grados a tan solo 60, con lo que la acción de extinción resulta mucho más eficaz.

Incendios forestales

Otra tecnología es el VISOR CARTOGRÁFICO, que permitirá mediante sistemas en satélites controlar en todo momento la ubicación de los medios de extinción.

Por último, se ha desarrollado un nuevo sistema de carga y descarga de agua, denominado Helibalde, y que todos los expertos han asegurado que sustituirá al conocido "bambi" que llevan actualmente los helicópteros para extinguir los incendios forestales.

Acabar diciendo que el 64% del presupuesto destinado a la lucha contra incendios se destina a apagar los fuegos, frente al 23% destinado a evitar que el incendio se produzca y apenas el 13% invertido en minimizar los daños producidos por los fuegos.

Esperamos que la tecnología sea eficiente y eficaz paa que el 2018 sea realmente un año sin incendios.

 

 

 

 

Leer más... Consulta todos los contenidos de nuestro blog