¿Qué es la etiqueta energética?

La etiqueta energética es una herramienta informativa que permite saber de forma rápida y sencilla la eficiencia energética de los electrodomésticos.

 

La eficiencia energética es el consumo inteligente de la energía -la obtención de los mismos bienes y servicios energéticos, pero con mucha menos energía-. Las fuentes de energía son finitas, y por lo tanto, su correcta utilización se presenta como una necesidad del presente para que podamos disfrutar de ellas en el futuro.

La eficiencia energética debería ser una máxima que persiguiéramos todos, sin renunciar por ello a tener la misma o mayor calidad de vida.

Las ventajas son innegables: más protección al medio ambiente, un consumo inferior al actual y, además, se alarga la vida de los recursos, provocando menos conflictos.

La eficiencia energética es el consumo inteligente de la energía”

Con una serie de informaciones y consejos, el consumidor puede aprender cómo llevar un estilo de vida más sostenible disponiendo de los mismos servicios.

Para ello, se basa en una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los equipos más eficientes, a la D y el color rojo, para los equipos menos eficientes. Incluye hasta 3 clases adicionales de eficiencia energética: A+, A++ y A+++.

También incluye una serie de pictogramas con información adicional sobre las características del equipo.

Las etiquetas energéticas están reguladas a nivel europeo y es obligatorio que todos los fabricantes y vendedores las incluyan en los electrodomésticos. Por eso, cuando acudas a una tienda no deberás tener ningún problema para encontrarlas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los aparatos eléctricos del hogar cuentan con esta etiqueta. Los electrodomésticos que por ley deben tenerla son los siguientes:

Frigoríficos y Congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, lavadoras - secadoras, fuentes de luz domésticas, horno eléctrico.

Dependiendo del tipo de aparato y su funcionalidad, la etiqueta también incluye otro tipo de información. Por ejemplo, la de un frigorífico añade características específicas como su capacidad para congelar o el nivel de ruidos.

Practicar un consumo más responsable e inteligente de la energía que consumimos es tarea de todos. Si bien es cierto que la acción de una sola persona apenas se nota, la repercusión global sí es importante cuando son varias las personas que utilizan los recursos de manera eficiente.

 

¿CUÁNTO DINERO ME AHORRO AL ELEGIR UN A+++?

Un electrodoméstico de alta eficiencia energética (de clase A, A+, A++ o A+++) te ayudará a reducir tu factura eléctrica. Aunque el precio de los electrodomésticos más eficientes es mayor, éste se compensa a lo largo de su vida útil por su menor consumo de electricidad: un ahorro de más de 1.000 euros. Este dinero amortiza con creces la diferencia de sobreprecio que supone adquirir un frigorífico clase A+++.

Con un frigorífico A+++ el ahorro supone 1.000 € en la vida útil del aparato.”

 

¿CUÁNTAS EMISIONES DE CO2 EVITO CON UN A+++?

Cada kWh de energía que consumimos supone emitir a la atmósfera aproximadamente 400 gr. de CO2.

Y evitamos emitir a la atmósfera una tonelada y media de CO2”

Un frigorífico clase A+++ puede consumir un 80% menos de energía que uno de clase D aproximadamente. Esto supone, a lo largo de la vida útil del aparato, evitar la emisión a la atmósfera de una tonelada y media de CO2 y Los electrodomésticos son responsables de más del 50% del consumo de energía eléctrica en el hogar. El frigorífico, por sí solo, es responsable de más del 19% de la factura eléctrica.

Podría parecer que nuestra aportación pueda ser minúscula, pero es la suma de todas nuestras acciones, y las de toda la sociedad, las que suman para dar el máximo valor a nuestro cuidado por el medio ambiente.