Tres maneras de contrarrestar el CO2 de los vehículos.

El dióxido de carbono, el famoso CO2, es una constante preocupación en el mundo actual ¿Cómo podemos minimizar sus graves consecuencias?

La sociedad está comprometida, cada vez más, con el cuidado de la naturaleza y la lucha contra la contaminación del medio ambiente. Una lucha que empieza teniendo como principal protagonista a uno de los principales elementos contaminantes: el CO2 que expulsan los coches. En MMT Seguros, aunque no nos dedicamos a fabricar vehículos, sí tenemos una relación con este mercado, tenemos, todavía más si cabe, una especial sensibilidad para contribuir a la preservación del medio ambiente.

Cada litro de combustible genera nada menos que 2,5 kg de CO2

Cada litro de combustible genera nada menos que 2,5 kg de CO2 . El sector del transporte, en el que los vehículos son una parte muy importante, es responsable del 60% del consumo de petróleo. Esto quiere decir que expulsan al aire una gran cantidad de CO2 que tiene que ser contrarrestada de alguna manera.

¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos seguir respirando un aire sano con tantos coches emitiendo CO2?

Lo podemos enfocar bajo tres puntos de vista.

1º) El Cuidado de La Naturaleza. Tenemos la enorme suerte de disponer de un gran número de bosques, nuestros mejores aliados. La actividad de los árboles es vital: captan el dióxido de carbono y lo transforman en oxigeno a través de la fotosíntesis. De esta manera, solo se necesitan dos árboles para contrarrestar las emisiones contaminantes de un vehículo.

Se necesita la actividad de dos árboles para contrarrestar el CO2 diario de un vehículo”

De ahí la enorme importancia del cuidado del medio ambiente. Por eso, en colaboración y participación de muchos clientes y empleados en MMT Seguros realizamos varias reforestaciones. En total fueron alrededor de 10.000 árboles y una superficie de cerca de 150.000 mt2. Nos sentimos orgullosos de estas dos reforestaciones, claro está, pero sobre todo, por haber puesto nuestro granito de arena para el cuidado de la naturaleza. Si todos, en la medida que podamos, hiciéramos un esfuerzo para plantar arboles, cuidarlos o protegerlos, nuestro mundo tendría un futuro más agradable.

2º) Vehículos menos contaminantes. El sector del transporte es responsable del 30 % de las emisiones totales de CO2. De ahí el impulso que están recibiendo el mercado de los coches híbridos y eléctricos. Los datos de Avere France (Asociación para el desarrollo de la movilidad eléctrica), radicada en París, reflejan un incremento del 48,5% en las ventas de coches eléctricos en Europa en 2015 respecto a 2014.

El sector del transporte es responsable del 30 % de las emisiones totales de CO2

En casi todos lo países europeos, Noruega va a la zaga, se incentiva mucho la compra de estos vehículos. España ocupa la duodécima posición. En este enlace, podrás ver una lista de todos los coches eléctricos, con sus precios del mercado español. Y también con las ayudas que el plan Movele ofrece a sus compradores.

http://www.cea-online.es/reportajes/coche-hibrido-electrico.asp

También están apareciendo en muchas ciudades, Madrid por ejemplo, vehículos eléctricos de alquiler por minutos –con parking gratuito-, que pretende disuadir al conductor ocasional para que, en vez de usar su coche contaminante, utilice uno eléctrico.

3º) Medidas restrictivas en las ciudades. Las grandes urbes son las que soportan las peores consecuencias de la contaminación producida por los vehículos que llega a representar el 80 % de la contaminación atmosférica. Por eso, muchas ciudades han decidido –o deciden en determinados momentos cuando salta la alerta- la reducción de la circulación de automóviles. Medidas que, aunque impopulares, son absolutamente necesarias para mantener los niveles adecuados para la salud.

La contaminación de los vehículos llega a representar el 80 % de la contaminación atmosférica en las ciudades”

Veamos brevemente como algunas ciudades europeas se enfrentan a este problema.

En Madrid se puso en marcha un dispositivo que prohibía, no la circulación, sino el aparcamiento, lo que viene a ser, casi casi lo mismo. Y la velocidad máxima se redujo de 90 km/h a tan solo 70 km/h.

En Londres, las medidas datan de 2002, año en el que su alcalde decidió poner una tasa a todos los vehículos que quisieran adentrarse en la ciudad. Debían pagar 7,5 €

En Berlín, junto con otras ciudades alemanas, como Colonia y Hannover, los vehículos que quieran ir al centro deberán llevar una pegatina que garantice que los vehículos no son contaminantes. En caso de circular sin esa pegatina, los conductores se enfrentan a una multa de 40 € y un punto de su carnet.

De todas maneras, la cultura de la bicicleta en esta ciudad hace rebajar mucho las consecuencias del trafico rodado. La bici supone mas del 10 % del trafico, mientras que Madrid, por ejemplo, tiene como meta conseguir a lo largo de 2016 el 3%.

En Roma, en los días de alta contaminación, se aplica un sistema basado en las matriculas alternas. Esto hace que muchas familias con dos coches, elijan matriculas pares e impares para evitar estas restricciones.

Esta lucha contra la contaminación es una tarea en la que debemos implicarnos todos

Como conclusión podemos afirmar que esta lucha contra la contaminación es una tarea en la que debemos implicarnos todos. Primero empieza con la concienciación, luego por poner en práctica ciertas actitudes y comportamientos –usar más transporte público o vehículos no contaminantes como bicis o coches eléctricos- y por último, presionar a los gobernantes para dictar leyes que cuiden la naturaleza.