Adaptemos nuestro hogar al calor del verano

Con la llegada del verano, en todos los hogares se deben tomar medidas para las altas temperaturas y evitar mayores problemas a las personas que viven en ellos.

 

A estas alturas del año ya nos vamos olvidando de los fríos y otros rigores invernales y nos vamos adentrando en los calores del verano que, en algunos casos, llegan a ser sofocantes.

En junio normalmente el calor se mantiene a una temperatura bastante agradable, pero eso pasará relativamente pronto y habrá momentos que no se pueda parar de calor en casa si no la tenemos bien acondicionada.

Lo más interesante, claro está, es la instalación de un aparato de aire acondicionado. Con él se puede sobrellevar e, incluso, disfrutar del verano hogareño.

La contrapartida está en el gasto energético que afecta a nuestros bolsillos. Otra solución está en hacer funcionar el aire acondicionado con sentido común, y si ponemos en marcha ciertos trucos nos permitirán adecuar la temperatura de la casa sin tener que bajar mucho la temperatura de los aparatos de aire.

Ciertos trucos nos permitirán adecuar la temperatura de la casa sin tener que bajar mucho la temperatura de los aparatos de aire

Aquí mostramos algunos de esos trucos, consejos o recomendaciones:

- Cuidado con los “vampiros eléctricos”. En otro artículo de este blog ya hemos hablado de ellos. Todos los aparatos que tenemos en el hogar, incluso cuando están en el modo “stand by” consumen energía y, por tanto, dan calor. Debemos apagarlos todos.

- Cuando el sol atraviesa los cristales de las ventanas, estos hacen el efecto lupa y caldean todavía más el ambiente del interior. Una solución es que las persianas estén bajadas para que no entre ningún rayo de sol. Esto se puede complementar con las cortinas, y en el caso de no tener persianas, tenerlas cerradas es imprescindible, sobre todo, cuando pega el sol.

 

Aire acondicionado en el dormitorio

- Ciertos electrodomésticos emanan bastante humedad, como el lavavajillas, la lavadora y la secadora. Como no podemos dejar de utilizarlos, la recomendación es que trabajen, o bien al principio del día, o bien cuando ya se ha ido el sol.

- Un buen aislamiento es vital para mantener una buena temperatura en casa. Hay que revisar puertas y ventanas, y comprobar su holgura. Lo mejor es sellarlas bien con cinta aislante porque si no, entra el calor de afuera y sale el frío del interior. Todo esto origina, además, un considerable gasto energético, además del económico.

- Utiliza el sentido común para poner la temperatura de tu salón o de tu habitación. El Ministerio de Industria cifra esta temperatura en los 24 º C. El IDEA considera que los 26 º C en el interior de una casa en verano es suficiente. Lo importante es sentirse a gusto sin realzar un derroche energético.

Un buen aislamiento es vital para mantener una buena temperatura en casa

- Si quieres calcular las frigorías necesarias para tener una estancia bien climatizada, ten en cuenta que cien frigorías equivalen a un metro cuadrado. También debes considerar lo que mide la estancia de alto, cómo está orientada, la cantidad de tiempo si le da directamente el sol, etc.

- Las horas nocturnas se asocian con una bajada de las temperaturas y por tanto se refresca algo el ambiente,.es el momento de airear la casa. Para ello debes cuidar que las ventanas y las puertas posibiliten que se ventile, que haya corrientes de aire para bajar todo lo posible la temperatura.

- Hay que tener en cuenta también la temperatura exterior para adecuar la interior. Si la diferencia de la interior con la exterior es de más de 12 º C, no es sano. Además, por cada grado que se disminuya se consume un 8% más de energía.

- El aire que sale de estos aparatos no debe de dirigirse hacia las personas sino hacia el techo. El aire frío tiende a bajar por la diferencia de densidades y, además, se logra una mejor distribución del aire en la habitación.

- Los toldos son uno de los mejores elementos que resguardan la casa del calor. Hay que térnelos bajados mientras pegue el sol en ellos, después se deben subir para que se refresque ésten en la medida que sea posible.

 

Aire acondicionado en el hogar

- Los aparatos de aire acondicionado siempre necesitan un pequeño mantenimiento que lo podemos hacer nosotros mismos. Dos veces al año debemos limpiar los filtros de las unidades interiores y la batería de la unidad exterior.

- Debe haber una temperatura estable, no es recomendable encender y apagar el aire acondicionado constantemente. Pon una temperatura cómoda y deja el aire acondicionado conectado durante las horas de más calor del día.

Por cada grado que se disminuya se consume un 8% más de energía

- Mucho cuidado con el ruido que producen estos aparatos. Ahora los hay muy silenciosos, pero si nos decantamos por ofertas o aparatos de segunda mano puede que nos arrepintamos si no tenemos en cuenta el nivel de ruido que produce.

RECOMENDACIONES PARA INSTALAR UN APARATO DE AIRE ACONDICIONADO:

Si quieres prepararte para tener un verano más cómodo en tu casa y todavía no tienes aire acondicionado debes saber alguna cosilla importante antes de montar los llamados splits fijos, que constan de dos unidades, una se coloca en el exterior y otra en el interior.

1ª) La unidad externa e interna de un Split debe estar lo más cerca posible, lo normal es que vengan para una distancia máxima de 20 metros.

2ª) La unidad interna se coloca en una posición de altura ya que, como decíamos a antes, el aire frío baja por la densidad.

 

Colocación del aire acondicionado en el hogar

3ª) En Muchos modelos Split se pueden colocar dos unidades internas con una sola externa. Lo normal es que una se ponga en el salón y otra en la habitación principal.

4ª) La unidad externa es la que expulsa el aire caliente del interior de la casa. Se debe instalar de tal manera que no le dé el sol y nunca debe estar tapada para que funcione mejor.

Si no se quiere instalar un Split, por las razones que sean, también se puede optar por un sistema portátil de aire acondicionado. No es tan efectivo, pero cumple la misión de aligerar el bochorno en los calurosos días de verano. Y, en el último de los casos, un ventilador de mano o de pie siempre nos puede sacar de sofocos este verano, nunca mejor dicho.