Intoxicaciones alimentarias

Intoxicaciones_alimentarias

Cuando hablamos de seguridad en el hogar también estamos hablando de la seguridad alimentaria que es muy importante por las consecuencias desafortunadas que puede tener. El 50% de las intoxicaciones alimentarias se producen en el hogar y cualquiera puede, en un momento de despiste, no hace bien las cosas y originar situaciones desastrosas.

 

Por tanto, debemos de tener muchísimo cuidado en el hogar con los alimentos, tanto los que vamos a consumir de forma inmediata como los que dejamos para otro momento más o menos cercano.

Intoxicaciones_alimentarias

Una intoxicación alimentaria se produce cuando consumimos comidas o bebidas que están contaminadas por microorganismos (bacterías, virus, toxinas) o por sustancias tóxicas.

Los alimentos que presentan más riesgos son:

- La carne poco cocinada, la carne picada y la de pollo.

- Aquellos que contienen huevo que no se hayan cocinado suficientemente, como la mayonesa, la tortilla sin cuajar, etc.

- Los vegetales que se consumen crudos sin pelar cuando no se hayan lavado adecuadamente.

- Los arroces que se preparan con antelación y se dejan a temperatura ambiente varias horas.

- Los alimentos listos para el consumo cuando no se han respetado las condiciones de uso, de conservación, o de fecha de caducidad.

- El marisco. El olor y su aspecto son determinantes, y además, las conchas de las almejas, berberechos, mejillones y ostras deben estar cerradas de forma hermética.

- El pescado. Se está produciendo un alarmante ascenso de personas con anisakis. El pescado cuando no se cocine a alta temperatura o se tome crudo, como el ceviche o los boquerones en vinagre, debe ser congelado como mínimo 72 horas.

 
Intoxicaciones_alimentarias

A temperaturas bajas, el crecimiento de los microorganismos se vuelve muy lento e, incluso, se detiene. Por eso es tan importante mantener ciertos alimentos en frío. El congelador debe estar por debajo de -18º C.

En la nevera, las carnes y pescados deben mantenerse entre 1 y 4 º C. El resto, entre 5 y 8 ºC. Cuando el frigorífico tiene el congelador abajo, la parte inmediatamente superior de la nevera es la adecuada para carnes y pescados. Las bandejas superiores se deben dejar para las verduras y el resto de las cosas. Si el frigorífico tiene el congelador arriba, el procedimiento es inverso, para que las bandejas o cajones para la carne y pescado estén siempre lo más cerca posible de un mayor frío.

Los síntomas de tomar algo en mal estado suelen aparecer entre las 2 y las 6 horas después de haberlo consumido. Los más habituales son el malestar de estómago, la diarrea, fiebre, vómitos, calambres abdominales, deshidratación, debilidad y dolor de cabeza.

Como es natural, las personas mas susceptibles de tener estas dolencias son los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos e individuos con un sistema inmunitario debilitado. Cuando sospeches que has podido sufrir tú o alguien cercano una intoxicación acude cuanto antes al médico.

No consumas más esos alimentos, pero no los tires a la basura porque puede que sea necesario analizarlos. Tampoco se debe preparar ni manipular otros alimentos mientras uno tenga los síntomas porque puede contaminar la otra comida.

Las cinco claves para una completa seguridad alimentaria son:

Limpieza. Tanto de las manos como de los utensilios que vayas a emplear. También se debe proteger de la suciedad ya que puede contener insectos, plagas, etc.

Separar los crudos de los cocinados. No se puede utilizar los mismos utensilios y superficies como cuchillos, tabla de cortar, etc., para preparar alimentos crudos y cocinados.

Cocinar completamente los alimentos. Esto es, llevar las sopas y guisos a ebullición; las carnes rojas y el pollo cuando se corten que el jugo no sea rosado sino de color pardo; y recalienta por completo la comida ya cocinada. Para inactivar la mayoría de los microorganismos se recomienda alcanzar 70 ºC en el centro del producto al menos 30 segundos.

Intoxicaciones_alimentarias

Conservar los alimentos a temperaturas seguras. Como hemos visto anteriormente.

Utiliza agua y alimentos seguros. Siempre usar agua potable para cocinar y beber. Lavar y desinfectar las frutas y hortalizas si se comen crudas. No utilizar después de su fecha de caducidad. La fecha de consumo preferente se puede rebasar siempre que se respeten las instrucciones de conservación y que el envase no esté dañado.

Para descongelar los alimentos se deben poner en el frigorífico con una rejilla debajo para que no esté en contacto con el liquido que deja el proceso de descongelación.

Estamos seguros de que casi todos conocen la mayoría de estos consejos, pero lo que debemos hacer es seguirlos a rajatabla y no olvidarnos de ellos para que no tengamos que sufrir sus consecuencias.

 

Fuentes consultadas: OCU (Seguridad alimentaria), Vivirhogar (Conservación de alimentos en casa) y Comunidad.madrid (Evitar intoxicaciones).

 

 

Leer más... Consulta todos los contenidos de nuestro blog