La facilidad de cultivar un huerto en nuestra casa

Cultivo de huertos en el hogar

Si parte de los alimentos que comemos en casa los cultivamos con nuestras propias manos, a su componente natural, se le suma la confianza en su calidad nutricional, su ecología y también, su componente emocional.

 

A casi todos, por no decir a todos, nos gustaría que los tomates que ponemos en la ensalada, o las zanahorias que añadimos al guiso, por poner solo dos ejemplos, estuvieran recolectados por nuestras propias manos, eso nos daría la confianza de que consumiríamos alimentos que no han sido tratados con insecticidas o cosas parecidas; que su aporte nutritivo sería muy rico; que estaríamos apoyando al cuidado del medioambiente a través del autoconsumo; y, como última característica, nos sentiríamos muy orgullosos de hacer las cosas por nosotros mismos.

Hemos oído hablar de los huertos urbanos como modelo para cultivar parte de nuestros propios alimentos. Ahora, podemos extender ese concepto a nuestro hogar y cultivar ciertas cosas con nuestras propias manos.

La experiencia de los huertos urbanos es bastante provechosa. La prueba es que han crecido considerablemente: de los apenas 5.000 que había en el año 2010 hemos pasado a más de 20.000 en la actualidad. Estos huertos, que tienen unas magníficas ventajas, también tienen algunos inconvenientes como son: la adjudicación de la parcela; la distancia entre el espacio cultivable y la casa de quién la cultiva; la inversión inicial para ponerlo en marcha; y la falta de suelo ofrecido por los ayuntamientos para este cultivo. Eso hace que el tradicional huerto urbano no siga progresando en la medida que todos quisiéramos.

De ahí que el interés por cultivar alimentos por nosotros mismos se haya desplazado al hogar. También hay inconvenientes, pero poco a poco se le van encontrando soluciones.

Algunos hogares –chalets adosados, plantas jardines, etc.- disponen de un pequeño pedazo de tierra para instalar un pequeño huerto, pero otros solo poseen un balcón o terraza. En estos también se puede instalar un pequeño sistema de cultivo. Los más, no solo no disponen de un pequeño terreno sino ni tan siquiera de terrazas o balcones. Para estos también se han encontrado soluciones.

Cultivar huertos en casa

Veamos cómo montar un huerto en nuestra casa dependiendo de la superficie que tengamos.

1º) Si tenemos un chalet o casa con un poco de terreno (tan solo una superficie de 8 m de largo por 1,2 m de ancho), en este artículo de hogar.uncomo.com te explican, en diez sencillos pasos, cómo hacerlo. Es muy sencillo y está muy bien documentado.

2º) Para montar un huerto en una terraza o balcón debes observar que sea soleado, que tenga luz natural el máximo número de horas, aunque no sea luz natural directa, que tenga una toma de agua cercana con un buen drenaje y que sea fácil de limpiar. Estos son los puntos principales según el blog oxfamintermos.org que recomendamos su lectura pues nos ofrece una información muy valiosa sobre como montarlo e incluso, como montarlo con materiales recicables. Incluso, desde la misma página te dan la posibilidad de descargarte gratuitamente una guía sobre cómo hacer un huerto urbano.

3º) Pero si no tienes disponible nada de lo anterior y en tu casa solo tienes paredes, suelo y techos –ojo, y ventanas- también puedes montar tu huerto. 

El huerto hidropónico que es un sistema por el que las raíces reciben una solución nutritiva disuelta en agua. Así, las frutas y verduras obtienen todos los elementos químicos necesarios para su desarrollo y sin necesidad de usar tierra.

En lavanguardia.com hemos leído un excelente artículo sobre este tipo de huertos hidropónicos. A la hidroponía casera se le conoce como la agricultura del futuro. Las dudas empezaron cuando se suscitó el debate sobre si contienen los mismos nutrientes por la falta de tierra, pero según varios especialistas, las verduras cultivadas por este sistema pueden ser igual de nutritivas o más que las que se cultivan en el suelo.

Cultivar huertos en casa
Fuente: Aliexpres.es

En hidroponíacasera.net encontrarás numerosa información sobre este sistema. Desde cómo hacer macetas recicladas en dos minutos hasta hidroponía vertical de diseño, pasando por las Windows farms, de las que ya habíamos hablado en un artículo anterior de este blog, aunque refiriéndonos a los jardines verticales en casa. Es decir, en esta página encontrarás todo lo referente al mundo del sistema hidropónico.

LOS CINCO ALIMENTOS MÁS FÁCILES DE CULTIVAR EN TU HOGAR

En la web de la BBC hemos visto un artículo muy sustancioso sobre los alimentos que son más fáciles de cultivar en casa.

1º) LOS TOMATES
Es uno de los alimentos más fáciles de cultivar y suele ser habitual entre quienes se inician en la aventura de crear un huerto casero.
más allá de su función nutritiva, beneficia al organismo, previniendo enfermedades crónicas, como problemas de corazón, diabetes o cáncer.

2º) LAS ZANAHORIAS
Otra de las hortalizas más fáciles de cultivar, y con altas propiedades nutritivas, es la zanahoria.
En este caso, lo más importante es mantener la humedad de la tierra, aunque una vez comienzan a crecer pueden distanciarse más los riegos.
Pueden sembrarse a lo largo de todo el año y crecen sin gran dificultad.

3º) PIMIENTOS
La mejor época para plantar esta hortaliza, nativa de América Central y del Sur, es la primavera, pues es sensible al frío.
Para cultivarlos necesitas disponer de un terreno soleado, plantando las semillas a una distancia entre planta y planta de entre 40 y 50 centímetros y manteniendo un riego constante. Contienen una sustancia que se llama capsaicina, con efectos analgésicos.

Cultivar huertos en casa
Fuente: www.pinsdaddy.com

4º) ESPINACAS
Tanto las espinacas como las coles y el brócoli son relativamente fáciles de plantar en casa.
Necesita poco calor y sol. Y es muy durable: puede sobrevivir al invierno y consumirse en primavera.

5º) GUISANTES
Es un alimento indicado para diabéticos y ayuda a eliminar el colesterol.
También tiene un efecto tranquilizante, beneficioso para el sistema nervioso y para conciliar el sueño.
Se pueden cultivar principalmente en otoño, en un clima fresco, sin demasiado calor, y se adaptan bien en todo tipo de suelos.
Además, al hacerlo mejoraremos la estructura del suelo, pues fijan nitrógeno a la tierra, para que puedas seguir ampliando tu huerto casero.